Pez de Custodia

Diferentes estudios científicos exponen que más del 90% de las poblaciones comerciales de peces en el Mediterráneo están sobreexplotadas o en peligro. A pesar de que hay más de 500 especies de peces comestibles en nuestros mares, la presión pesquera se concentra en una pequeña proporción de ellas.

Muchos de los artes de pesca utilizados no son selectivos e impactan negativamente sobre otras especies, tanto por captura accidental de las mismas como, indirectamente, destruyendo hábitats o contaminando el medio. Por otro lado, por lo general los consumidores no conocen ni qué especies de peces están sometidas a más presión, ni tan siquiera el nombre de más de diez especies de pescado comestibles. Con el fin de reducir esta presión, es importante presentar y promover entre los consumidores otras especies menos explotadas pero igualmente consumibles.

También este proyecto pretende promover las actividades de pesca tradicional que se dan en el territorio, más selectivas, que provocan un impacto menor tanto en el medio ambiente como en otras especies, como los mamíferos marinos.

Teniendo en cuenta todo esto se desarrolló un proyecto de conservación que involucraba a los actores principales: los consumidores y el sector pesquero. Así es como nació #PeixdeCustòdia.

¿Cómo?

En la primera fase, #PeixdeCustòdia se extendió a lo largo de toda la zona de “Cañones del Maresme“, Cataluña. En este proceso -con la colaboración de Accionatura, parte del sector pesquero, pescaderías y restaurantes- el producto se ofreció al público, proporcionando un conjunto de herramientas a los consumidores con el fin de facilitar y promover un consumo de pescado responsable (talleres, charlas, material impreso, etc.).

La segunda fase del proyecto se centró en la ciudad de Barcelona. Como resultado de la campaña, 10 pescaderías de los diferentes distritos de la ciudad se unieron a la iniciativa. Al año siguiente esta tarea continuó y se complementó trabajando directamente con los consumidores, para obtener información sobre los hábitos de consumo de pescado y promover un consumo más responsable. Los resultados obtenidos durante 2018 sobre los hábitos de los consumidores nos ayudaron también a conocer más sobre las prácticas de pesca.

Con el trabajo llevado a cabo hasta el momento se ha promovido el consumo responsable, facilitando el acceso de los consumidores a pescado capturado de forma sostenible.

Pese a ello, la evaluación de las fases anteriores muestra que influir en los hábitos de consumo es un proceso lento y los efectos de la campaña serán visibles a largo plazo.

Los objetivos del proyecto son:

  • Desarrollar una etiqueta de calidad #PeixdeCustòdia que promueva el consumo responsable de pescado. Esta etiqueta da acceso al mercado a pescado que ha sido capturado artesanalmente, teniendo un bajo impacto sobre el medio. La etiqueta #PeixdeCustòdia asegura que los artes de pesca sean compatibles con la viabilidad de otras especies (como los cetáceos), y disminuye la presión sobre las especies típicamente comerciales.
  • Crear una red de establecimientos que ofrezcan #PeixdeCustòdia y, por lo tanto, promover y acercar el producto al consumidor, con el fin de influir en sus hábitos de consumo.
  • Aumentar la conciencia entre los consumidores acerca de la importancia de la pesca sostenible y el consumo responsable de pescado.

A día de hoy un total de 10 pescaderías se han adherido a la iniciativa y se ofrece #PeixdeCustòdia en 8 distritos de la ciudad de Barcelona, también se han llevado a cabo 5 talleres divulgativos. Aunque los/las pescaderos/as están de acuerdo en que esta campaña de sensibilización ha aumentado ligeramente el interés y el consumo de especies de proximidad y de poblaciones menos explotadas, es necesario hacer más difusión.

Con el fin de conocer mejor los hábitos de consumo de pescado de la población de Barcelona, en 2018 llevamos a cabo una encuesta local a los clientes: ¿dónde compran el pescado?, ¿qué especies de pescado consumen principalmente? o ¿cuál es su grado de interés en consumir pescado local? fueron algunas de las preguntas que respondieron los ciudadanos de Barcelona. Nuestro equipo está analizando todos los datos recogidos con el fin de poder conocer mejor sus hábitos y seguir promoviendo el proyecto en futuras campañas.

En la actualidad, estamos trabajando para darle más difusión al proyecto, desarrollando talleres, distintas recetas culinarias y analizando futuras perspectivas de colaboración e incorporación del producto en supermercados locales y más pescaderías.

Con el trabajo hecho hasta ahora se ha promocionado el consumo responsable de pescado y se ha acercado el producto a los consumidores, facilitando el consumo de pescado capturado de forma responsable.

La iniciativa se integra en el marco de un proyecto de custodia marina que SUBMON lleva a cabo en el espacio de “Cañones del Maresme” desde el año 2009, que se desarrolló en una fase inicial con el apoyo de la Direcció General de Polítiques Ambientals de la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona.